Retinopatía del prematuro (RP)

Los bebés prematuros tienen riesgo de tener RP. Es un problema que puede afectar la vista. La RP es el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos de la capa que se encuentra en el fondo del ojo (retina). En los casos graves, los vasos sanguíneos pueden desprender la retina del fondo del ojo.

¿Cuáles son las causas de la RP?

La RP se presenta porque los vasos sanguíneos de la retina no terminan de crecer hasta muy avanzado el embarazo. Si el bebé es prematuro, estos vasos no están completamente desarrollados en el momento del nacimiento. Los vasos sanguíneos terminan de crecer después de que el bebé ha nacido. Algunos factores ambientales fuera del útero pueden hacer que crezcan anormalmente. Un problema puede ser el cambio de los niveles de oxígeno en la sangre. Los bebés prematuros más pequeños de edad o tamaño tienen más probabilidades de tener RP.

¿Cómo se diagnostica y controla la RP?

El nivel del oxígeno en la sangre de todos los bebés prematuros que se encuentran en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) se controla muy de cerca. Un especialista en el cuidado de los ojos (oftalmólogo) debe examinar a los bebés que nacieron antes de las  30 semanas de gestación o que pesan  1500 gramos o menos (52,5 onzas o menos). Los exámenes de la vista también pueden ser efectuados por un miembro capacitado el equipo de atención médica con una cámara especial que permite ver el fondo del ojo. Algunos bebés que pesan entre 1500 gramos y 2000 gramos (52,5 a 70 onzas) pero que no tienen otros problemas de salud también podrían necesitar un examen de la vista ya que también tienen mayor riesgo de presentar RP. Se usan gotas oculares para expandir (dilatar) la pupila del ojo. Esto le permite al proveedor de atención médica ver a través de la pupila para revisar los vasos sanguíneos de la retina. Si el proveedor de atención médica observa vasos sanguíneos anormales, se diagnostica la RP en una escala del 1 (leve) al 5 (grave). También se observa la ubicación de los vasos sanguíneos. El primer examen podría hacerse alrededor de 4 a 6 semanas después del parto. Según los resultados de este examen y de la edad gestacional del bebé, siempre es necesario hacer exámenes de control cada 1 a 2 semanas.

¿Cómo se trata la RP?

La RP leve (etapas 1 y 2) generalmente no requiere tratamiento. Los bebés con RP moderada a grave pueden necesitar tratamiento. Hay varias opciones disponibles. Por lo general, el tratamiento depende de la gravedad de la afección.

  • Cirugía láser (fotocoagulación o tratamiento láser) El médico de su bebé usa rayos láser para quemar los lados de la retina y crear una cicatriz. Esto detiene el crecimiento de los vasos sanguíneos anormales y evita que tiren de la retina.

  • Crioterapia (congelamiento). El médico de su bebé usa una sonda de metal para congelar los lados de la retina y crear una cicatriz. Esto impide que los vasos sanguíneos anormales se extiendan y tiren de la retina.

  • Cerclaje escleral. El médico de su bebé coloca una banda de silicona alrededor de la parte blanca del ojo del bebé (la esclera). Esta banda ayuda a empujar el ojo para que la retina se mantenga alineada con la pared ocular. El cierre se quitará más adelante a medida que el ojo crezca. Si no se quita, el niño podría llegar a tener miopía. Esto se refiere a la dificultad para ver cosas que están lejos.

  • Vitrectomía. El médico de su bebé quita el gel transparente que está en el centro del ojo del bebé (el vítreo) y coloca una solución salina (con sal) en su lugar. El proveedor entonces puede quitar el tejido cicatricial, de modo que la retina no tire. Esta cirugía solo se puede hacer en bebés con RP de grado 5.

Existen algunos medicamentos inyectables más nuevos que se usan para tratar la RP, aunque aún no se conocen los efectos que pueden tener a largo plazo. Hable con el médico sobre lo que es mejor para su bebé.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo?

Muchos bebés con RP no tienen efectos a largo plazo. Mientras más grave es la enfermedad, más probable es que produzca problemas de visión permanentes. La visión del bebé tendrá que ser evaluada en los siguientes 4 a 6 meses después de salir del hospital para ver si requiere lentes o ejercicios de los ojos. Con poca frecuencia, la RP puede provocar ceguera. 

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.